Los beneficios del reconocimiento facial son la rapidez y la seguridad de la identificación del usuario.

El reconocimiento facial es la tecnología que permite la identificación de una persona mediante el análisis de las características biométricas de su rostro.

Esta tecnología ve sus inicios en Woody’s Bledsoe en los años 60 y ha evolucionado principalmente en los últimos años con múltiples aplicaciones.

El reconocimiento facial funciona en 4 etapas principales:

  1. Detección facial de la persona que se va a identificar mediante un dispositivo con cámara.
  2. Extracción de características faciales que conforman el denominado patrón biométrico facial.
  3. Cotejo de la información biométrica obtenida con la existente en ciertas bases de datos y que tiene, como resultado, la obtención de un porcentaje de similitud de la persona a identificar, con aquellas que se encuentran en la base de datos.
  4. Toma de decisión en base al porcentaje de similitud obtenido.

Los aspectos más beneficiosos del reconocimiento facial son los siguientes:

  1. Mejor precisión comparada con otros mecanismos de identificación biométrica.
  2. El reconocimiento facial no necesita ningún contacto con ningún dispositivo físico. Las características físicas de un rostro son casi imposibles de falsificar.
  3. El reconocimiento facial es fácil de usar y configurar, ya que con una foto de la persona puede empezar a utilizarse.
  4. Mayor fiabilidad de identificación que la huella digital, ya que si el usuario tiene su huella ilegible no podría ser posible el reconocimiento.
  5. Evita la adquisición de tarjetas o etiquetas para realizar la verificación.
  6. El reconocimiento facial identifica usuarios en menos de 2 segundos, con esto se evita la aglomeración de usuarios.
  7. Por otra parte, el punto que más preocupa a día de hoy del reconocimiento facial es la privacidad del dato.

En este sentido, destacamos que el RGPD y la Ley Orgánica Española de Protección de Datos y Garantía de los Derechos Digitales reconoce los datos biométricos como datos especialmente protegidos equiparando su categorización a los datos de salud, de ideología política, religiosa…etc.

Esto significa que para poder utilizar la tecnología del reconocimiento facial debe existir un consentimiento explícito del interesado (que suelo concederse mediante un contrato) o que el tratamiento se lleve a cabo para cumplir con las obligaciones y derechos del responsable del tratamiento o del interesado.

Para finalizar, adjuntamos un video con ejemplo de reconocimiento facial en condiciones complejas como son la identificación en campo con un dispositivo móvil.

Puedes crear una cuenta gratuita en Raw Data Rc para ver el funcionamiento de la solución de reconocimiento facial.